Carta de testimonio: Controlador de inmigrantes ’ licencia

Testimonio de obispo Andrew H. Cozzens

Obispo auxiliar de Saint Paul y Minneapolis

HF 1500 (Winkler)

Comité de medios y arbitrios de la casa

Política y Finanzas transporte

Febrero 28, 2019

 

Miembros del Comité Estimado:

La paz sea con usted. I write today on behalf of the Minnesota Catholic Conference, la voz de las políticas públicas de la iglesia católica en Minnesota, en apoyo de H.F. 1500, lo que proporciona un camino de nuestros hermanos indocumentados obtener licencias de conducir.

Opening our license system to immigrants will allow Minnesota to take action and address one component of our broken immigration system. Nuestros hermanos y hermanas inmigrantes necesitan reformas para garantizar que no se limitan a las sombras y los márgenes de nuestra sociedad. Ausencia de una reforma migratoria integral federal, oferta driver ’ licencias de s es una medida pequeña puede utilizar el estado de Minnesota que hará nuestras carreteras más seguras y a nuestras comunidades más acogedor para los inmigrantes que ya hacen importantes contribuciones a la economía, cultural, y la vida social.

Acceso a licencias de conducir será ayudar a los inmigrantes a cumplir con sus obligaciones diarias. En muchas partes de Minnesota, no hay transporte público, y las personas indocumentadas sin capacidad para llegar al trabajo, Iglesia, servicios de salud, o en la escuela, otros que por conducir ilegalmente. Todos los días, viven en temor que podría significar la separación permanente de sus hijos, pareja, o los padres.

Providing driver’s licenses to immigrants also serves the common good – it is surely in the best interests of our state to have people who are living among us and driving on our roads be able to do so safely and legally. It is sad to hear of stories where immigrants abandon their cars at an accident or in another situation where they must flee for fear of being deported.

Nor does this legislation “reward” those who have broken the law. It is a concrete measure of solidarity that looks beyond the myriad reasons why someone is here illegally with their family and seeks to protect their well-being in the reality of their situation and in light of actual prospects for immigration reform and enforcement.

Sin lugar a dudas, política de inmigración es complicada. As we seek to uphold the dignity of every human person created in the image and likeness of God, no debemos ignorar el común bueno, particularmente la realidad que con los derechos y privilegios vienen responsabilidades.

Gracias por su consideración y por su servicio a la gente de Minnesota.

Respetuosamente suyo,

Más Rev. Andrés H. Cozzens

Obispo auxiliar de San. Paul & Minneapolis